Robert Schumann

A pesar de su estado mental problemático, o tal vez debido a él, Schumann logró completar cientos de composiciones para piano, cámara, orquesta, lieder e incluso una ópera
Romanticismo
Schumann (1810-1856)
  • Sinfonía nº 3, Renana
  • Carnaval, op. 9
  • Fantasía en Do mayor, op. 17
  • Fantasiestücke
Retrato de Robert Schumann
Ya desde una temprana edad, Schumann padeció una enfermedad mental grave que le creaba estados de ánimo extremos y extenuación cuando concluía alguna de sus obras maestras.

Robert Schumann (1810-1856) fue un compositor, pianista, director de orquesta y crítico músical alemán del siglo XIX y una de las figuras más importantes del Romanticismo musical.

Ya en sus primeros años de vida, el niño Robert se convirtió en un prodigio músical. A los 6 años recibió sus primeras lecciones y compuso sus primeras piezas musicales. Sin embargo, ya de adolescente su padre lo presionó para que ingresara en la Universidad de Leipzig para estudiar Derecho. Pero el obstinado joven siguió tomando lecciones de piano en casa del pianista, compositor y profesor de piano Friedrich Wieck (1785-1873).

Y es allí donde el alemán conoció a la hija de su maestro, Clara Wieck, pianista prodigio, con quién, pese a una fuerte oposición del padre de ella que llegó hasta los tribunales, terminó casándose en 1840 para iniciar una fructífera asociación musical mutua y con otros compositores clave como Brahms.

Los especialistas afirman que ya desde una temprana edad, Robert Schumann padeció una enfermedad mental grave que le creaba estados de ánimo extremos y un agotamiento mental cada vez que concluía alguna de sus obras maestras.

Algunos calificaron esta enfermedad como trastorno bipolar, otros como esquizofrenia y otros como demencia precoz. Tal fue su bipolaridad que él mismo escribió sobre y desarrolló en sus obras dos personajes antagonistas, Eusebio y Florestán, que respondían a sus dos estados de ánimo: pletórico y depresivo.

Pero en lo que todos los críticos musicales coinciden es en que la mayoría de sus técnicamente dificilísimas partituras, su sonoridad y sus más bellas y contrastantes piezas para piano no hubieran sido así sin esa acusada locura, que le llevó a la muerte en un sanatorio mental a la edad de 46 años.

No hay que confunfir al músico alemán del XIX con el político francés de origen alemán, Jean-Baptiste Nicolas Robert Schuman (conocido como Robert Schuman), considerado como uno de los «padres de Europa».

Biografía de Robert Schumann

Infancia y adolescencia

Robert Alexander Schumann nació en Zwickau (Alemania) el 8 de junio de 1810, cuando Mozart llevaba ya 19 años fallecido, y a Beethoven le quedaban 16 años para seguir los pasos del austriaco. Franz Schubert, su gran influencia romántica, tenía 13 años.

Desde los seis años se familiarizó con y dio clases de piano.

Tras ir cuatro años a una escuela privada, a los nueve años ingresó en la escuela secundaria Zwickau Gymnasium donde permaneció ocho cursos hasta sus 17 años.

En esos años adolescentes, como su padre era librero, tuvo acceso a las obras de los entonces escritores románticos de moda (Byron, Goethe, Jean Paul Richter etc.) y pudo cultivar su gusto por la música clásica y admiración por el pujante compositor austriaco Franz Schubert (1797-1828). A esa edad compuso sus primeras canciones (lieder).

En Leipzig

En 1828, a los 18 años, Robert Alexander terminó sus estudios y fue presionado por sus padres para estudiar Derecho, cosa que hizo, aunque de muy mala gana, en la Universidad de Leipzig.

Sin embargo, durante su estancia en Leipzig, Robert dedicó todos sus esfuerzos a la composición de canciones, a la práctica del piano e incluso a la escritura.

Durante largos meses se instaló en casa del profesor de piano Friedrich Wieck aspirando a convertirse en un afamado concertista de piano. Y fue allí donde se lesionó la mano derecha tras forzarla con un invento para mejorar su técnica, debiendo a partir de entonces abandonar sus sueños como concertista para dedicarse a la composición y a la crítica musical.

En lo sentimental, es en la residencia Wieck donde conoce a quien sería el amor de su vida, la niña Clara, entonces con nueve años.

En Clara Wieck se estaba gestando la que sería una brillante pianista y concertista. Y en Robert Alexander un turbulenta pugna por conseguir un amor prohibido, desde ese momento.

En Heidelberg

En el verano de 1829 Robert dejó Leipzig temporalmente para instalarse en Heidelberg, a unos 500 km. Allí compuso valses al estilo de Franz Schubert publicados más tarde como piezas para piano en su Papillons (Opus 2).

Vuelta a Leipzig

En el otoño de 1830, tras mucha insistencia y la valoración de sus primeros trabajos, sus padres le permitieron volver a Leipzig a completar su formación musicial con Wieck.

Este nunca estuvo seguro de la capacidad mental y estabilidad de su alumno para afrontar un esfuerzo exigente.

Clara Schumann (Wieck)

Persona clave en la vida y obra de Schumann fue Clara Wieck. La conoció en casa de su maestro cuando tenía 9 años y cuando Clara cumplió los 16, no cejó en cortejarla, batallar e incluso pleitear con su padre durante tres años hasta que en 1840, cuando ella tenía 21 años y él 30, se casaron.

Es llamativo el hecho de que Robert llevaba comprometido con Ernestine von Fricken desde 1830 pero su amor por Clara hizo romper su promesa con Ernestine en 1836.

Clara Schumann fue la inspiración musical de Robert siempre que no estaba de gira como pianista. Muchas de las obras del compositor están inspiradas en Clara (Chiarina la llama en una preciosa pieza de su Carnaval op. 9), escritas para ella o dirigidas por ella (por su influencia sobre Robert).

De hecho, Clara le animó a componer cíclicamente (1840 lieder, 1841 sinfonías, 1842 música de cámara).

Crítico musical

Schumann fue un atinado crítico musical que con sus opiniones publicadas en el Neue Zeitschrift für Musik logró aupar a la cumbre a compositores maduros de su época como Brahms o Chopin.

Schumann The Great Piano Works (Wolfram Schmitt-Leonardy y Klára Würtz)

Saber más

Nuestro top ventas

Ver todos

Enfermedad mental, extenuación y muerte

La salud mental de Schumann fue durante toda su vida muy inestable. Él mismo reconocía alternar pasajes de excitación nerviosa con pasajes depresivos. Y parece que fue algo hereditario (su hermano se suicidó con 16 años).

Creó dos personajes a modo de facetas de personalidad que formaban parte de sus partituras, Eusebio y Florestán, presentes en sus libros, diarios y partituras. Florestán era su faceta animada y vehemente y Eusebio un soñador introspectivo.

Durante su veintena (1830s) tuvo al menos tres intentos de suicidio. Y desde mediados de los 1840 padeció ataques periódicos de depresión aguda y agotamiento nervioso.

En el otoño de 1844 Schumann tuvo un grave colapso nervioso que le mantuvo apartado de la composición. La pareja se trasladó a Dresde, donde vivieron entre finales de 1844 y hasta 1850.

Sobre 1850 estaba prácticamente agotado y sin ideas. Conoció en este estado mental al joven Brahms con quien la familia trabó una bonita amistad que se prolongó años después de la muerte de Robert en 1856.

En febrero de 1854, Schumann se quejó de padecer alucinaciones auditivas pidiendo a su familia que lo llevaran a un sanatorio mental. Justo un día después de entrar se intentó suicidar de nuevo tirándose al Rhin.

El 4 de marzo de 1854 lo trasladaron a una clínica mental en Endenich (Bonn) donde pasó sus últimos dos años y medio de vida hasta su fallecimiento el 29 de julio de 1856.

Obras maestras

Schumann fue un consumado pianista y compositor para este instrumento.

Entre 1835 y 1840, Schumann compuso exclusivamente obras para piano, orquesta y muchos lieder (canciones acompañadas de piano). Fueron años en los que perfila su destreza como pianista y compositor e impulsa su propio estilo pianístico con piezas breves y ritmos variados.

Posteriormente, se inicia en la música para más grandes formatos (música de cámara y música orquestal) algo más escasa y donde no destacó por su calidad compositiva.

Debido a su enfermedad mental, y en contra de su propia opinión, no fue un buen director de orquesta, a pesar de que insistió en serlo en Viena. Leipzig e incluso en Düsseldorf.

Música para piano

Muchas de sus composiciones para piano más conocidas fueron escritas con, para o inspiradas por su esposa Clara Schumann, consumada pianista y buena compositora también, aunque no tan conocida como su pareja.

Las obras para piano de Schumann más conocidas incluyen, de forma cronológica:

  • Papillons (Mariposas), op. 2 (1829).
  • Carnaval, op. 9 (1834).
  • Estudios sinfónicos (Études symphoniques), op. 13 (1834).
  • Fantasía en Do Mayor, Op. 17 (1836).
  • Davidsbündlertänze (Danzas de la Liga de David) y Phantasiestücke, ambas compuestas en 1837.
  • Kinderszenen (Escenas infantiles), Kreisleriana, Arabeske, Humoreske y Novelletten, todas de 1838.

Retrato de Robert Schumann y Clara Wieck

Retrato de Robert Schumann y Clara Wieck

Canciones (Lieder)

Schumann escribió decenas de canciones a partir de poemas para los que escribió el acompañamiento de piano.

  • En 1840 publica Windmung (Devoción), op. 25, una obra maestra.
  • Dichterliebe (Amor de poeta), op. 48.

Música orquestal

Su mujer Clara le animó ahondar en la producción musical en formatos más amplios como el de la orquesta. Y así, Schumann compuso:

  • Sinfonía n.º 1 en Si bemol mayor (Primavera, de enero de 1841): interpretada por Felix Mendelssohn en Leipzig.
  • Obertura, Scherzo y Finale (abril 1841).
  • Fantasía para piano y orquesta (mayo 1841) ampliada junto con dos movimientos al Concierto para piano en La menor, op. 54 en 1845.
  • Concierto para violonchelo en La menor (1850).
  • Sinfonía nº 3 en Mi bemol mayor (Renana), op. 97.

Sigue explorando

Wolfgang Amadeus Mozart
Mozart (1756-1791)

Wolfgang Amadeus Mozart

  • Wolfgang Amadeus Mozart
Samuel Barber
Barber (1910-1981)

Samuel Barber

  • Marco Antonio y Cleopatra
  • Adagio for Strings
  • Agnus Dei
magnifiercross