Las sinfonías de Beethoven

Las sinfonías de Beethoven

Beethoven (1770-1827) es uno de los músicos más reconocidos de la música clásica. Tal vez, el favorito de muchos junto con Mozart y Bach. El músico de Bonn tuvo la suerte de situarse a caballo entre el clasicismo de finales del siglo XVIII del que bebió la técnica y los usos y el romanticismo del XIX, que tal vez inauguró con su carácter introspectivo. Las sinfonías de Beethoven se sitúan en ambos estilos y no siempre tuvieron gran aceptación durante su estreno, con alguna excepción.

Sinfonías de Beethoven

En total Ludwig compuso nueve sinfonías. Con la excepción de la primera de ellas, que se estrenó en 1800, destacan las impares (sinfonías 3, 5, 7 y 9) por su fuerza expresiva y novedosa estructuración. Por su parte las sinfonías partes (2, 4, 6 y 8) tienen un carácter más tranquilo y aceptable para los oyentes de su época.

Sinfonía nº 1 en Do mayor, Op. 21

La primera sinfonía de Beethoven se estrenó en el Vienna Hofburgtheater en abril de 1800 con el propio compositor al piano (tenía casi 30 años) y en un evento que sufragó de su propio bolsillo. Precedieron a la sinfonía otras dos nuevas piezas del de Bonn: su dulce Septimino Op 20 y uno de sus primeros conciertos para piano. Y abrieron la larga velada una sinfonía de Mozart y dos movimientos de La Creación de Haydn.

La crítica musical de Leipzig publicó una reseña del evento seis meses tras el estreno de la sinfonía, que no sería reconocida hasta después de fallecido el músico.

Hoy los críticos musicales ven semblanzas en el adagio con que empieza el primer movimiento y en el segundo movimiento (andante cantabile con moto) con las grandiosas sinfonías de Haydn. Pero también reconocen los enérgicos arranques exclusivos de Beethoven en el allegro con brio que sigue al adagio molto del primer movimiento.

Daniel Barenboim con la West Eastern Divan
https://youtu.be/PqglhT2oeOY

Movimientos de la primera sinfonía de Beethoven:

  • I Adagio molto – Allegro con brio
  • II Andante cantabile con moto
  • III Menuetto. Allegro molto e vivace
  • IV Adagio – Allegro molto e vivace

Dependiendo de la interpretación, la primera sinfonía de Beethoven dura unos 27 minutos.

Sinfonía nº 2 en Re mayor, Op. 36

La segunda sinfonía de Beethoven fue compuesta en Viena entre 1801 y el otoño de 1802 en Heiligenstadt. Es en esta ciudad y época donde escribe su célebre testamento de Heiligenstadt. En realidad es una carta que dirige a sus dos hermanos manifestándoles su desesperación por su creciente sordera y sus miedos a no poder seguir su destino artístico.

La segunda de Beethoven tiene reminiscencias de Haydn en estilo, sobre todo en el adagio de apertura y en el finale. Pero el segundo movimiento (larghetto), tiene personalidad propia con un interesante diálogo entre la sección de cuerdas y los vientos.

Se trata de una sinfonía tranquila y suave para lo que habría de venir. Se sabe que en 1802, tras la inauguración de su Opus 36, Beethoven escribió a un amigo que “no estoy contento con mi trabajo de composición hasta el momento”, y que “a partir de ahora, tomaré un nuevo camino compositivo”. Estas palabras son una declaración de intenciones sobre su afamada Sinfonía nº 3.

Movimientos de la segunda sinfonía de Beethoven:

  • I Adagio molto – Allegro con brio
  • II Larghetto
  • III Scherzo. Allegro
  • IV Allegro molto

Dependiendo de la interpretación, la segunda sinfonía de Beethoven dura unos 31 minutos.

Sinfonía nº 3 en Mi bemol mayor, Op. 55 (Eroica / Heroica)

Si hay una sinfonía en la que se presenta a un Beethoven combatiente y enérgico, esa es la Eroica. Se trata de una composición de gran envergadura (casi 50 minutos), desconocida hasta la fecha, y una obra maestra del músico de Bonn.

La tercera sinfonía fue dedicada inicialmente (corría el 1797), al naciente libertador europeo, Napoleón Bonaparte. Pero el compositor retiró su dedicatoria con amargura en cuanto el corso se autoproclamó emperador de Francia y comenzó su carrera militar contra Austria y el resto de países europeos, incluída España (1808). La partitura final diría simplemente “Sinfonía Eroica. Compuesta a la memoria de un gran hombre”.

La Eroica de Beethoven tiene un fulminante y marcial primer movimiento. Le sigue una marcha fúnebre que algunos vinculan con la muerte de un importante General en la Batalla de Alejandría en 1801 (el francés frustró el intento anglo-otomano de reconquistar Egipto).

Del Scherzo del tercer movimiento, Berlioz dice que emula los ritos y bacanales de los antiguos guerreros griegos. Y el Allegro molto del cuarto movimiento (finale), unas variaciones sobre un tema sencillo, para Wagner atraviesa las cuatro fases del héroe: acción, tragedia, serenidad y amor.

La tercera sinfonía de Beethoven se estrenó públicamente el 7 de abril de 1805 en el Theater an der Wien de Viena, con el compositor a la batuta. La acogida de la obra no fue favorable (¡qué cosas!).

En el final de la reseña aparecida en el Der Freimüthige el 26 de abril de 1805, se puede leer: “El público y Herr van Beethoven, que dirigía, no quedaron satisfechos el uno del otro esta noche. Consideraron la sinfonía demasiado pesada y larga. Y al autor, demasiado descortés, porque no inclinó la cabeza para agradecer el aplauso que provenía de una parte de la audiencia. Beethoven consideró que ese aplauso no era suficiente”.

Sus 4 movimientos son:

  • I  Allegro con brio
  • II Marcia funebre. Adagio assai
  • III Scherzo. Allegro vivace – Trio
  • IV Finale. Allegro molto, poco Andante

Dependiendo de la interpretación, la tercera sinfonía de Beethoven dura unos 48 minutos.

Sinfonía nº 4 en Si bemol mayor, Op. 60

La cuarta sinfonía de Beethoven es una obra corta en duración, relajada y alegre que data de 1807, cuando el compositor tenía 38 años. El lento adagio que abre el primer movimiento inspiró a la quinta sinfonía de Mahler, y cede el paso a un potente allegro vivace que pronto quedará grabado en la mente del oyente.

El adagio es de una gran belleza. El tercer movimiento (allegro vivace) es muy dinámico y típicamente beethoveniano, enérgico y pegadizo.

La obra se estrenó entre 1807 y 1808 pero no tuvo mucha aclamación por parte de la crítica. Fueron Mendelssohn y Schumann años más tarde quienes, como críticos musicales, la pusieron en el pedestal de las obras maestras.

Su principal “pecado” fue estar situada entre la Heroica de Beethoven y la potente quinta sinfonía. Pero a los ojos de la prensa fue una sinfonía alegre, inteligible y muy atractiva al oído” frente a las “rarezas estilísticas que desfiguran a las Heroica y Pastoral”. Schumann de hecho calificó a la cuarta sinfonía como “una esbelta dama griega entre dos colosos nórdicos”.

Movimientos de la cuarta sinfonía de Beethoven:

  • I Adagio molto – Allegro vivace
  • II Adagio
  • III Allegro vivace
  • IV Allegro ma non troppo

Dependiendo de la interpretación, la cuarta sinfonía de Beethoven dura unos 30 minutos.

Sinfonía nº 5 en Do menor, Op. 67

La quinta sinfonía de Beethoven tiene uno de los inicios más conocidos y repetidos del mundo de la música que el autor asocia al Destino o la llamada del destino (por eso a veces se conoce a esta obra maestra como “fate symphony”, la sinfonía del destino) Se piensa que esta obra es un reflejo de la lucha del compositor con los estragos que la sordera estaba produciendo en su vida. De hecho, el primer movimiento comienza con una tonalidad menor, que se asocia con la tristeza, terminando en Do mayor, que se asocia con alegría (la victoria del optimismo sobre la desazón del autor).

El segundo movimiento es una lenta marcha fúnebre. El tercer movimiento recurre de nuevo a los contrabajos y las trompas para ensalzar su fiereza y energía.

La obra se inició entre el otoño de 1807 y 1808 a la par de la Pastoral. Se estrenó en Viena en diciembre de 1808.

Movimientos de la quinta sinfonía de Beethoven:

  • I Allegro con brio
  • II Andante con moto
  • III Allegro
  • IV Allegro

Dependiendo de la interpretación, la quinta sinfonía de Beethoven dura unos 30 minutos.

Sinfonía nº 6 en Fa mayor, Op. 68 (Pastoral)

La sexta sinfonía de Beethoven, conocida como Pastoral, es una bellísima composición de 1808 con una estructura en cinco movimientos desconocida hasta el momento. Es junto a la quinta sinfonía (coetánea de la sexta) una obra maestra aunque con un carácter totalmente distinto.

En la Pastoral, el compositor se inspira en cinco escenas campestres como así indican sus movimientos (ver más abajo). No en vano, Ludwig amaba pasear por la naturaleza a diario, admiraba los riachuelos, los árboles, la vegetación y los ecos de las piedras y dedicaba mucho tiempo a la meditación en pura introspección.

Pero en la Pastoral, inicialmente llamada “Sinfonía Pastoral o recolección de la vida campestre, más una expresión de sentimientos que un retrato“, el músico no está tan interesado en representar escenas campestres como en ligar la naturaleza con la humanidad.

El estreno se hizo en diciembre de 1808, aunque los primeros bosquejos se iniciaron en 1803, con el compositor como director de la orquesta.

Movimientos de la sinfonía Pastoral de Beethoven:

  • I Allegro ma non troppo (Erwachen heiterer Empfindungen bei der Ankunft dem Laude – Despertar de sentimientos alegres a la llegada a la campiña)-
  • II Andante molto mosso (Szene am Bach – Escena en el arroyo) 
  • III Allegro (Lustiges Zusammensein der Landleute – Divertida tertulia de gente del campo)
  • IV Allegro (Gewitter-Sturm – Tormenta de truenos)
  • V Allegretto (Canción pastoral. Sentimientos felices y agradecidos después de la tormenta.)

Dependiendo de la interpretación, la sexta sinfonía de Beethoven dura unos 40 minutos.

Obras similares

Una obra similar a la Pastoral de Beethoven en tono y espíritu es la Sinfonía Fantástica de Hector Berlioz.

Sinfonía nº 7 en La mayor, Op. 92

La séptima sinfonía de Beethoven es otra de sus obras maestras. Se estrenó en diciembre de 1813 en Viena bajo la batuta del propio compositor y, al contrario que tantas otras, recibió una crítica muy favorable.

El crítico musical del Wiener Allgemeine Musikalische Zeitung la situó “entre las más memorables piezas de la historia musical de Austria”.

El primer movimiento tiene un enérgico ritmo (vivace) tras una preciosa introducción al igual que el cuarto movimiento (allegro con brio). Su segundo movimiento, allegretto, es muy pegadizo y no se puede quitar de la mente. Tal fue su pegada que las audiencias normalmente pedían su repetición una y otra vez.

Movimientos de la séptima sinfonía de Beethoven:

  • I Poco sostenuto – Vivace
  • II Allegretto
  • III Presto
  • IV Allegro con brio

Dependiendo de la interpretación, la séptima sinfonía de Beethoven dura unos 35 minutos.

Sinfonía nº 8 en Fa mayor, Op. 93

La Octava Sinfonía de Beethoven se escribió en octubre de 1812 cuando el compositor atravesaba un período de fuertes dolores estomacales. El músico se desplazó a la casa de su hermano menor Johann en Linz en busca de reposo.

Durante las semanas en Linz, el de Bonn pudo advertir los escarceos de Johann con su ama de llaves que no tardó en denunciar a las autoridades. La denuncia no hizo más que reforzar el interés de Johann por el ama de llaves, y terminaron casándose.

Sin embargo, ningún crítico musical puede advertir en la octava sinfonía notas de amargura o angustia. Todo lo contrario, Tchaikovski dijo de esta sinfonía que era formal, ordenada y alegre.

Y el crítico Grove dijo que “a estas alturas de su vida (42 años), su amor por la diversión y bromas habían crecido tanto en él que se convirtieron en un hábito”. “Es tal su estado de ánimo que se podría clasificar a la octava sinfonía como la “Sinfonía humorosa”.

Se cree que la premiere de la octava sinfonía tuvo lugar en una audición privada en Viena el 20 de abril de 1813, junto con la Séptima (Opus 92, justo anterior en el tiempo a la Opus 93).

A pesar de la grandeza y amplitud de esta obra y de su duración más contenida, la Octava no pudo evitar verse minusvalorada tras el impacto que causara la Séptima.

Movimientos de la octava sinfonía de Beethoven:

  • I   Allegro vivace e con brio
  • II  Allegretto scherzando
  • III Tempo di Menuetto
  • IV Allegro vivace

Dependiendo de la interpretación, la octava sinfonía de Beethoven dura unos 27 minutos.

Sinfonía nº 9 en Re menor, Op. 125 (Sinfonía coral)

La Novena Sinfonía de Beethoven es una de las obras maestras de la historia musical. No solo por su estructura en cinco movimientos del cual el Finale es una pieza coral nunca antes introducida en una composición sinfónica. No solo por ser una de las obras tardías del autor, en su madurez. También porque el genio de Bonn recurrió a la famosa Oda a la Alegría del escritor y poeta romántico Friedrich Schiller, escrita en 1785 en alemán (An Die Freude).

Aún así, la crítica fue despiadada con ella tras las primeras audiciones. El suegro de Schumann dijo de ella que era un “indigerible caos” y que “ simplemente es desagradable y así debe seguir siendo”. Y Wagner dijo que la obra era un “error histórico necesario de trágicas dimensiones”.

La obra se realizó por encargo de la Philharmonic Society of London de 1817. El autor contaba con bosquejos de 1812, a la par que trabajaba las sinfonías 7 y 8. Su intención inicial fue componer una obertura a la Oda a la Alegría de Schiller (junto con Goethe los dos grandes pensadores y escritores del romanticismo alemán) por la gran admiración que le causó su verso, ya en 1793. Tras el encargo de Londres, decidió experimentar con una obra de gran envergadura a la que incorporar un desenlace coral. Y no fue hasta 1822-1824 que terminara de definir la Sinfonía Coral.

El segundo movimiento (Molto vivace) es de una agilidad marcial sorprendente. El Adagio de gran lirismo. Por su parte, el Finale coral fue realmente complicado de encajar con la parte instrumental. El músico de Bonn no quedó satisfecho pero finalmente optó por unas variaciones sobre un mismo tema, primero instrumentales, luego vocales y finalmente corales.

En 1985, la Unión Europea encargó al director Hebert Von Karajan la adaptación del tema coral a una versión instrumental en lo que hoy conocemos como Himno Europeo (uno de los 4 símbolos de la Unión). Kubrick recurrió a la Novena de Beethoven para su película de La Naranja Mecánica.

Movimientos de la novena sinfonía de Beethoven:

  • I    Allegro ma non troppo, un poco maestoso
  • II   Molto vivace
  • III  Adagio molto e cantabile
  • IV  Presto
  • V   Presto – O freunde, nicht diese Töne! – Allegro assai

Dependiendo de la interpretación, la novena sinfonía de Beethoven dura unos 67 minutos.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.