Sinfonía nº 3 de Beethoven, Op. 55, Eroica

Beethoven retiró de inmediato la dedicatoria a Napoleón tras conocer en mayo de 1804 que el antes héroe civil y militar se había proclamado Emperador
Beethoven (1770-1827)
  • Napoleón
  • Von Lobkowitz
  • Eroica
  • Heróica
Beethoven en 1804 Cuadro de Joseph Mähler
La Sinfonía en Mi bemol mayor, op. 55, Eroica se considera revolucionaria por su estructura alejada de la tradicional organización de la sinfonía clásica y su tremenda duración

Se dice que de las nueve sinfonías de Beethoven, las mejores son las impares (tercera, quinta, séptima y novena) por su bravura, agitación que transmiten y novedosa estructura. Por su parte, las pares son más tranquilas y reposadas. Como muestra la Sexta Sinfonía, "Pastoral". Sea como fuere, la Sinfonía nº 3 de Beethoven en Mi bemol mayor, op. 55 "Eroica", aunque no es de las más fáciles de escuchar por su extensión, es una auténtica obra de arte.

Y lo es por la tensión musical que transmiten sus cuatro movimientos, inspirados en los turbulentos años en los que fueron compuestos, justo en un cambio de siglo (del XVIII al XIX), en un cambio de Régimen y en los albores de una revolución cultural.

Efectivamente se trata de unos años en los que, el primer dedicatario de la Sinfonía nº 3 fue un tal Napoleón Bonaparte, erigido heroicamente como libertador de los pueblos esclavizados por las languidecientes monarquías absolutas europeas del Antiguo Régimen.

Contexto histórico

La Eroica se ilumina, al menos como proyecto, en un contexto histórico convulso. Corría el año 1798 cuando, mientras Napoleón Bonaparte, exitoso de sus campañas italianas, iniciaba su Campaña militar por Egipto y Siria para cerrar el paso a la India a sus enemigos ingleses, un Beethoven que frisaba la treintena, conocía al embajador francés en Viena.

El General Bernadotte animó a Beethoven (1770-1827) a componer una obra musical de elogio a la figura de Napoleón, entonces visto más como el libertador del pueblo de las cadenas del absolutismo del lustro anterior que como un militar de éxito.

Y por ello, toda la obra tiene un aire marcial (como la Obertura 1812 de Tchaikovski), con agitación, lo que parece un campo de batalla y hasta su marcha fúnebre en el segundo movimiento.

Y no son pocos estudiosos los que afirman, como el mismísimo Wagner, que la obra completa, en sus cuatro movimientos, es una reproducción de los cuatro estados del heroísmo: acción, tragedia, serenidad y amor.

Cambio de dedicatario

Como hemos visto, en 1798 la obra pudo tener un primer impulso creativo, pero no fue hasta 1802-1804 que el músico de Bonn pudo ponerse manos a la obra y terminar la obra al completo.

Y a esas alturas, Napoleón había pasado de héroe civil y experimentado militar a villano autonombrado "Emperador" de Francia, ambicionando anexionarse media Europa bajo su mando.

De todo esto fue puntualmente informado por su amigo y alumno Ferdinand Ries (1784-1838) en mayo de 1804, lo que motivó que Ludwig retirara de inmediato la dedicatoria de su tercera sinfonía ("gran Sinfonia intitolata Bonaparte") para dedicarla "a la memoria de un gran hombre" ("Sinfonia eroica, composta per festeggiare il sovvenire d'un grand'uomo "). Pero, finalmente, dinero manda, fue dedicada al príncipe Joseph Franz von Lobkowitz (1772-1816) de Viena, su gran mecenas.

El estreno público de la Sinfonía se produjo el 7 de abril de 1805, en el Theater an der Wien con el treintañero compositor al frente de la orquesta.

Sinfonía nº 3 en Mi bemol mayor, Op. 55 “Eroica” de Ludwig van Beethoven. Daniel Barenboim al frente de la West--Eastern Divan Orchestra (BBC Proms 2012)

Saber más

Nuestro top ventas

Ver todos

La Sinfonía nº 3 de Beethoven

La Sinfonía en Mi bemol mayor, op. 55, Eroica se considera revolucionaria por su estructura alejada de la tradicional organización de la sinfonía clásica.

Si esta se desarrollaba a lo largo de 3 ó 4 movimientos (allegro, lento, scherzo, finale presto o allegro), siguiendo la forma sonata, la Eroica rompe con esta organización formal como conjunto y en los compases de cada uno de sus cuatro movimientos.

Y también es diferente por la extremada duración de tres de sus movimientos, que hacen de la ejecución (también de la audición) un ejercicio de resistencia, recompensado cuando ya se pueden reconocer sus mejores pasajes y se puede uno anticipar al siguiente movimiento de memoria.

Ludwig incluyó una leyenda en la partitura en la que reconocía que la partitura era bastante más extensa que la habituales de la época. Y aprovechaba para pedir ejecutar la obra al principio, no al final, de cualquier velada musical pública porque temía que, de hacerlo al final, los asistentes estarían cansados y no sabrían aprehender el pretendido efecto del compositor con su op. 55.

Para Beethoven mismo fue todo un reto tras la publicación de su segunda sinfonía poco antes. En palabras a un amigo declaraba no estar contento con su producción musical hasta ese momento. Voy a tomar una nueva dirección en mi próxima obra orquestal sinfónica.

Y vaya que la tomó, por la senda emocional. No en vano, esta sinfonía es considerada para muchos como uno de los primeros ramalazos de lo vendría a ser el romanticismo musical.

Estructura de la Eroica

Duración

Estos son sus movimientos con las duraciones entre paréntesis para la grabación de George Szell con la Cleveland Orchestra (Sony Classical) de finales de los 1950s.

  • Allegro con brio (14,45 min)
  • Marcia funebre, Adagio assai (15,34 min)
  • Scherzo. Allegro vivace - Trio (5,33 min)
  • Finale. Allegro molto, poco Andante (11,27 min).

Esto hace un total de unos 47 minutos, algo titánico para los acostumbrados oídos de los compositores clásicos de sinfonías (Haydn o Mozart) con una duración sobre los 20 a 25 minutos.

Pero hay grabaciones como la de Carlo Maria Giulini con la Orquesta de Los Ángeles que ascienden a casi 58 min, por lo pausado de sus movimientos primero y segundo, mayormente.

Primer movimiento

El primer movimiento de la sinfonía está escrito en la forma sonata, que combina la exposición del tema principal, su desarrollo, la reexposición inicial y la coda. La novedad de esta composición inicial es la gran variedad de temas de la exposición. 

A mi modo de ver es la mejor forma que tiene Beethoven de presentar sus intenciones "heroicas". Es un movimiento magnífico por su extensión (691 compases) y su calidad musical desconocida antes, por lo que requiere de paciencia y de repetición para poder entenderlo en su total magnitud.

Ya desde los primeros compases se anuncia la que va a ser una gran pieza, con mucha fuerza y tensión (Allegro con brio) alternando partes más tranquilas que a veces recuerdan a la Sexta sinfonía.

Todo en esta pieza recuerda a la tribulación en un campo de batalla donde se alternan momentos de euforia con abatimiento por los compañeros perdidos en la refriega. En algunos pasajes los vientos tocan a rebato para llamar a recogimiento y reagrupación de las tropas en liza, dando pie a un nuevo enfrentamiento con fuerza renovada.

Y así hasta la repetición del tema original de apertura.

Segundo movimiento

Este segundo movimiento, Marcia funebre, Adagio assai, es una marcha fúnebre de dimensiones épicas por su extraordinaria duración (sobre los 15 minutos) y gran belleza y solemnidad, como requiere cualquier recuerdo a los que no están.

Algunos críticos la atribuyen a las honras fúnebres por el fallecimiento de un General en la Batalla de Alejandría (Canope) contra el cuerpo expedicionario británico de Sir Ralph Abercromby en 1801.

El efecto conseguido por la tonalidad Do menor del tema te transporta al alto el fuego y la retirada de heridos y fallecidos en el campo de batalla para su honra. Al final de su sepelio se abre un nuevo espacio a la esperanza gracias al cambio de la melodía a la tonalidad mayor.

Como anécdota, Daniel Barenboim dedicó este movimiento en homenaje al gran Claudio Abbado en un vacío Teatro alla Scala de Milán en enero de 2004.

Tercer movimiento

El tercer movimiento, Scherzo. Allegro vivace - Trio, es una pieza corta, de unos cinco minutos, con una gran tensión (a veces estridencia) en el Scherzo, que da paso a un Trío con aire de pieza de caza, gracias a la certera intervención de las trompas.

Con su aire rápido y vivo, el Scherzo consigue romper la majestuosidad y solemnidad de la marcha fúnebre precedente.

Para Héctor Berlioz este tema representa los ritos y festividades de los antiguos guerreros griegos.

Cuarto movimiento

El tema final de cierre de la Sinfonía nº 3 de Beethoven es un tema con variaciones, largo y vibrante que termina en una fuga. La facilidad de escucha del tema no es óbice para su grandiosidad.

Crítica musical

En el final de la reseña aparecida en el Der Freimüthige el 26 de abril de 1805, se puede leer:

El público y Herr van Beethoven, que dirigía, no quedaron satisfechos el uno del otro esta noche. Consideraron la sinfonía demasiado pesada y larga. Y al autor, demasiado descortés, porque no inclinó la cabeza para agradecer el aplauso que provenía de una parte de la audiencia.

Beethoven consideró que ese aplauso no era suficiente”.

Sinfonía nº 3 de Beethoven, Op. 55, Eroica

  • Napoleón
  • Von Lobkowitz
  • Eroica
  • Heróica

¿Hay una mejor interpretación de la Eroica?

A lo largo del siglo XX han sido muchos los directores de orquesta que han interpretado la Tercera Sinfonía de Beethoven.

Intentar dilucidar cuál de las representaciones grabadas fue la mejor de ellas es muy difícil porque cada uno de ellos imprimió un cariz personal a la partitura. Si quieres saber más, aquí tienes un gran resumen de las grabaciones de Furtwängler, Klemperer, Von Karajan, Leibowitz, etc.

Pero también, las de Barenboim en la actualidad tienen una gran calidad técnica.

Sigue explorando

Alondra comun. La alondra de Glinka
Glinka (1804-1857)

La Alondra de Mikhail Glinka

  • The Lark
  • L´Alouette
  • A Farewell to Saint Petersburg
  • Adiós a San Petersburgo
Venetian gondola song (Sinziana Susa Unsplash)
Mendelssohnn (1809-1847)

Canciones sin palabras de Mendelssohnn

  • Lieder ohne Worte
  • Romances sans paroles
  • Songs without words
  • Góndola veneciana
magnifiercross