Emil Gilels: leyenda del piano

Rachmaninov lo declaró digno de ser llamado su sucesor en términos de pianismo e incluso llegó a enviarle sus propias condecoraciones
Piano
Gilels (1916-1985)
  • Bach
  • Beethoven
  • Prokofiev
  • Tchaikovsky
Emil Gilels pianista al piano.jpg
Arthur Rubinstein sobre el Gilels niño: "¡Hubo un joven… no puedo describir su forma de tocar, pero lo único que puedo decir es que si él se presentara en América, yo tendría que hacer las maletas y retirarme".

Casi 40 años de su muerte, Emil Gilels (1916-1985) y su legado musical siguen llegando y manteniéndose como la leyenda del piano en cada rincón del planeta. Con un talento excepcional, pese a sus pequeñas y poco convencionales manos de pianista, Gilels logró posicionarse como una de las figuras del piano más destacadas del siglo XX.

Su forma de tocar es considerada técnica, intensa y profunda. Su personalidad retraída y su alto concepto de la responsabilidad en su trabajo le llevaron a ser uno de los pianistas más aclamados de la historia.

Su muerte en 1985, a los 68 años, marcó la desaparición física de una de las estrellas soviéticas del piano más icónica de todos los tiempos.

Biografía de Emil Gilels

Emil Grigórievich Guilels (conocido en Occidente como Emil Gilels) nació en Odesa (antiguo Imperio ruso, actual Ucrania) el 19 de octubre de 1916, fue un pianista soviético peculiar.

Sus padres, Esfir y Gregori Gilels, ambos con descendencia anterior de otros matrimonios fallidos, no tenían formación ni tradición musical, pero disponían de un piano en su residencia del modesto distrito de Moldavanka en Odesa. Y aun así, a pesar de las dificultades, descubrieron pronto las capacidades musicales de su hija mayor, Elizabeta, afamada violinista y del niño Emil.

Infancia y Primeros pasos

Su primera aproximación a la música clásica se produjo a una temprana edad. A los 6 años, comenzó su formación musical formal en Odesa bajo la tutela del pedagogo musical Yakob Tkach (con gran influencia de Chopin). Este percibió en el niño Emil un prodigio, a pesar de su alta exigencia sobre el niño de carácter reservado y sensible.

Tras sólo unos meses de formación Emil ya era capaz de tocar los Estudios del alemán Albert Löschhorn (1819-1905) completos. Y poco después las sonatinas de Clementi y Mozart. Y a la edad de once o doce años, Gilels dominaba los estudios de Chopin y Liszt.

Emil tuvo su primera actuación en público en mayo de 1929, a los 12 años, causando sensación por su tan extraordinario talento musical. Y por su interpretación de su Sonata Patética de Beethoven, el Concert Etude Un Sospiro de Liszt, una selección de sonatas de Scarlatti, el Scherzo de Mendelssohn y algunos de los estudios y valses de Chopin, junto con otras piezas.

Entre 1929 y 1934, el niño Emil pasa a ser educado por la pianista Berta M. Reingbald aún en Odesa que amplió la base de compositores e le indujo a conocer y admirar otras artes aparte de la música.

Al igual que Tkach, Reingbald protegió a su alumno de conciertos excesivos para evitarle la carga de convertirse en un "niño prodigio".

La crónica cuenta que tras escuchar al niño Gilels durante una gira de conciertos de piano por Odesa, el pianista polaco Arthur Rubinstein (1887-1982) quedó impresionado.

Y declaró que: "¡Hubo un joven… no puedo describir su forma de tocar, pero lo único que puedo decir es que, si él se presentara en América, yo tendría que hacer las maletas y retirarme”.

Adolescencia y juventud

Tras terminar su formación en el Conservatorio de Odesa en otoño de 1935, Gilels se trasladó a Moscú, en cuyo Conservatorio de Moscú estudió un postgrado con el pianista y pedagogo soviético de ascendencia alemana, Heinrich Neuhaus (1888-1964), que había sido alumno de Alexander Scriabin.

Allí conoció la música de Sergei Prokofiev (1891-1953) que se convirtió en una de sus mayores influencias estilísticas como compositor y pianista.

En aquella época, y antes de que el gobierno le diera un piso en Moscú, Gilels tuvo que alquilar una habitación para vivir. Y su estancia en el propio Conservatorio era taciturna y solitaria con pocos amigos.

Tras graduarse en el Conservatorio de Moscú, Gilels, considerado un gran embajador soviético y amigo de Josef Stalin, cursó numerosas giras por Europa antes de regresar a su país. De hecho, fue el primer músico soviético autorizado a salir de la Unión Soviética con motivo de sus giras pianísticas.

Durante la Segunda Guerra Mundial, Guilels fue reservista encargado de interpretar conciertos de ánimo ante los soldados soviéticos en el frente y en hospitales. Tras finalizar la contienda mundial, nuevamente volvió a hacer giras en recitales de piano por toda Europa.

Ya en 1951, en la treintena, fue contratado como profesor en el Conservatorio de Moscú, donde enseñó hasta 1976, año en que renunció a continuar con la formación.

A lo largo de todos aquellos años, Emil recibió numerosas distinciones y condecoraciones soviéticas y de otros países occidentales.

Madurez y muerte

En 1955 frisando los cuarenta, Emil hace su debut musical en el Carnegie Hall de Nueva York con gran éxito y crítica musicales. De manera inadvertida fue el primer artista soviético, desde la Segunda Guerra Mundial, en realizar una gira de conciertos por Estados Unidos.

Esto lo puso en un compromiso en pleno apogeo de la “Guerra Fría” y contando en su palmarés con el Premio Stalin (1946) y del Artista del Pueblo de la Unión Soviética (1954). Sin embargo, tras escucharle interpretar, el auditorio se volcó con él.

En 1969 hace su debut en el Festival de Salzburgo con un recital de piano en el que interpreta obras de Beethoven, Prokófiev y Weber. Posteriormente hace lo propio en la capital austríaca con la Orquesta Filarmónica de Viena dirigida por George Szell.

En sus últimos años dio varios recitales con su hija Elena Gilels (1948-1996). Emil Gilels sufrió un infarto de miocardio durante un concierto en Ámsterdam. Desde entonces su salud empeoró.

Su última vez en un escenario fue el 12 de septiembre de 1985 en Helsinki. Interpretó una selección de sonatas de Scarlatti, Pour le Piano de Debussy y la Sonata Hammerklavier de Beethoven.

Al regresar a Moscú se sintió mal y, a pesar de ser ingresado en el hospital, nada indicaba la gravedad de los acontecimientos. Gilels falleció en Moscú el 14 de octubre de 1985, a los 68 años. Está enterrado en el Cementerio Novodévichi de Moscú.

Emil Gilels interpreta el Preludio en Si menor de Bach en el Conservatorio de Moscú

Sala de conciertos
Saber más

Nuestro top ventas

Ver todos

Especialidad musical

La especialidad musical de Gilels es la música clásica, sobre todo el Romanticismo, destacándose en la interpretación de piezas de Beethoven (también de Schubert, Schumann o Chopin). De hecho, fue considerado como uno de los mejores intérpretes de la música del gran músico alemán.

Aunque también, destacó en la interpretación musical de piezas para piano de Chopin, Liszt, Tchaikovski o Prokofiev entre muchos otros.

Palmarés

En 1938 obtuvo su primer triunfo en la música, al ganar el concurso Eugène Ysaÿe en Bruselas, este logro marcó el comienzo de una exitosa carrera musical. Posteriormente, en 1946, fue condecorado con la distinción Stalin y más tarde en 1962 fue reconocido como Artista del pueblo.

Con el fin de la Guerra y con un camino musical aún por recorrer Gilels, hizo su presentación triunfal en América, presentándose en el Carnegie Hall en Estados Unidos, concierto que lo catapultó hacia la cima, recibiendo la aceptación y la ovación del público presente.

En 1964, fue ganador del Premio Lenin, y cuatro años más tarde, hace su primera aparición en el Festival de Salzburgo. Posteriormente, se dividió entre las clases en el Conservatorio de Moscú y presentaciones a nivel internacional, incluyendo varias giras por Norteamérica.

Actuaciones para recordar

La interpretación más recordada de toda su carrera fue probablemente la del Concierto para piano nº 3 en Do menor de Beethoven, con George Szell al frente de la Orquesta Filarmónica de Viena, en el Festival de Salzburgo, asombrando a todos los presentes por tan pulida técnica.

Emil Gilels: leyenda del piano

  • Bach
  • Beethoven
  • Prokofiev
  • Tchaikovsky

Gilels y Stalin

El hábitat natural de Gilels siempre fue el escenario. Pero las horas previas a una actuación eran tensas para tan responsable intérprete, estando ausente e intratable, inaccesible. De hecho, él conocía estos momentos previos a la subida al escenario como su “viaje al Gólgota”.

Ya en 1933, con tan solo 17 años, llamó la atención de Stalin, quien se refirió a Gilels como el “oro pelirrojo” de la Unión Soviética y deseaba presentarlo como un símbolo del poder de la nación en la propia Unión y fuera de ella.

Aunque liberado para abandonar la URSS, Gilels se vio sujeto a severas limitaciones. Primero solo pudo tocar en Checoslovaquia y Hungría. Luego por toda Europa. Ya fuera actuando en la histórica Conferencia de Potsdam (julio de 1945) o en reuniones oficiales y privadas de Stalin, tener un "mal día" no era una opción.

Haberse convertido en el pianista favorito de Stalin, emblema de la URSS, le garantizó privilegios, pero también el pavor a la ira del dictador. Aun así, el coraje de Gilels fue fenomenal.

Se cuenta que, tras una actuación ante Stalin durante la guerra, el dictador le ofreció a Gilels conseguirle un favor. Este le pidió la liberación de prisión de su controvertido profesor de origen alemán, Heinrich Neuhaus.

Stalin, furioso, se lo concedió.

Sigue explorando

George Szell al frente de la Cleveland Orchestra
Szell (1897-1970)

George Szell

  • Orquesta de Cleveland
Jacqueline du Pre al violonchelo
du Pré (1945-1987)

Jacqueline du Pré

  • William Pleeth
  • Pau Casals
  • Daniel Barenboim
magnifiercross