Ofrenda musical de Bach BWV 1079

Mayo de 1747, un anciano y casi ciego Bach es retado por Federico II de Prusia, en Postdam a componer una pieza a partir de unas notas geniales improvisadas por el rey
Barroco
Bach (1685-1750)
  • Musikalisches Opfer
  • Federico El Grande
  • Sanssouci 1747
  • Fantasia Mozart
El rey Federico II de Prusia tocando la flauta en palacio
Una noche, cuando Federico preparaba su flauta, un funcionario le trajo la lista de los extranjeros llegados ese día. Tras repasar la lista, hizo una pausa y dijo a sus músicos: «Señores, el viejo Bach está aquí!».

La Ofrenda Musical de Bach (Musikalisches Opfer) BWV 1079 es una obra de madurez de Johann Sebastian Bach (1685-1756). Se conoce como "ofrenda" porque fue un regalo que un Bach en sus últimos años dedicó al rey Federico de Prusia tras su encuentro musical un par de meses antes. En su encuentro previo, el monarca, aficionado a la flauta travesera, improvisó unas notas brillantes y retó al músico a improvisar una pieza a partir de las mismas. 

En esta entrada te cuento un poco más sobre el magnífico encuentro entre el Rey de Prusia y Bach. Y sobre cómo se gestó esta obra maestra.

Encuentro entre Federico y Bach el viejo

El 7 de mayo de 1747, tres años antes de su muerte en 1750, un anciano y casi ciego Bach de 62 años visitó al joven rey Federico II El Grande, tercer rey de Prusia, en Postdam (Alemania).

El encuentro se produjo tras alguna insistencia por parte del monarca de 35 años, hecha directamente a Johann Sebastian, y a través de su hijo Carl Philipp Emanuel (CPE Bach) entonces asalariado en su corte real como clavecinista, y recién estrenado como padre.

El viejo Bach, como se conocía a Johann Sebastian para diferenciarlo de su hijo CPE, aprovechó la circunstancia del bautizo de su primer nieto, Adam en Postdam, para visitar, por fin, al rey Federico de Prusia.

Frederick, un consumado amante de la cultura y de la música, era un buen intérprete y compositor de música de flauta (se formó en este instrumento con Johann Joachim Quantz (1697-1773)).

Tal era su amor por la música que había dedicado mucho presupuesto a comprar la producción de pianofortes del fabricante alemán Gottfried Silbermann (1683-1753) y quería que Bach probara una de sus últimas adquisiciones. Y en el encuentro de ambas personalidades, contaba ya con una valiosa colección de 15 ejemplares de Silbermann en Sanssouci.

El propio Bach ya había probado, no sin cierta crítica, el primer prototipo Silbermann en los años 1730. Tras la toma de contacto, recomendó al fabricante hacer mejoras.

Al contrario del hasta entonces habitual clavecín, el pianoforte permitía jugar con la intensidad del sonido gracias al macillo que golpea las cuerdas de cada tecla, y a discreción del intérprete. Esta mejora permitía introducir una nueva dimensión en las composiciones, más allá del tempo: la intensidad.

El encuentro entre Bach y el Rey Federico tuvo lugar en el Palacio de Sanssouci, residencia real habitual de verano.

Y debió de ser intenso como uno de los biógrafos del viejo Bach, Johann Nikolaus Forkel (1749-1818) dejó narrado:

Una noche, cuando Federico preparaba su flauta, sus músicos listos para comenzar, un funcionario le trajo la lista de los extranjeros llegados ese día. Blandiendo la flauta y el documento repasó la lista, y, tras una pausa, y dirigiéndose a los músicos allí reunidos, les dijo, no sin cierta agitación: «Señores, el viejo Bach está aquí!».

No se sabe si Federico tenía ya preparada una melodía de flauta, si le ayudó Quantz o si, como aseguró, fue fruto de su improvisación del momento. Pero tras interpretar su "Thema Regium", el Rey retó a Bach a improvisar una pieza al pianoforte.

No se sabe si lo hizo en el momento, porque el viejo Bach tenía dificultad de visión y estaba cansado de su largo viaje de Leipzig a Postdam. Tal vez pidió tiempo al rey.

De vuelta a Leipzig, quedó tan impresionado por las notas del Rey Federico que, a partir de ellas, compuso días mas tarde su Ofrenda Musical, Das Musikalische Opfer, BWV 1079.

La Ofrenda Musical de Bach BWV 1079 Completa

Sala de conciertos
Saber más

Nuestro top ventas

Ver todos

Ofrenda Musical de Bach

La Ofrenda Musical de Bach, con número de obra BWV 1079, es una colección de cánones y fugas a partir del tema original del Rey Federico II de Prusia durante su encuentro en Postdam.

Está pensada para una formación de un trío de flauta, violín y bajo continuo. Pero se suele interpretar también con instrumento solista como es el caso de la interpretación de piano de András Schiff en Youtube.

La partitura lleva la leyenda latina "Regis Iussu Cantio Et Reliqua Canonica Arte Resoluta", que quiere decir "El tema proporcionado por el rey, con adiciones, resuelto en estilo canónico".

Como curiosidad, la primera letra de cada palabra de esta leyenda forma el vocablo “RICERCAR”, que es el nombre con el que se conocía antiguamente a la "fuga". Además, "ricercare" es el verbo italiano para "buscar" o "investigar".

Se cree que no se estrenó

No está documentada la acogida por parte del rey Federico de la Ofrenda Musical hecha por Bach. Entre otros motivos porque la guerra llamaba a su corte y tuvo que salir de campaña inmediatamente sin disfrutarla.

Pero sí se sabe que la ejecución de la pieza no era fácil, por lo que se entiende que el Rey era un consumado flautista ya que el compositor nunca habría compuesto una pieza en la que el rey no pudiera estar a la altura.

El manuscrito se conservó

La partitura se conservó gracias a la princesa Anna Amalia de Prusia, hermana de Federico además de flautista, organista y violinista consumada y admiradora de la familia Bach.

Gracias a Anna Amalia también se pudieron conservar los originales de La Pasión Según San Mateo o de la Misa en Si menor del compositor alemán.

Vía libre a la improvisación

En los cánones que conforman la Ofrenda Musical, Bach dejó escritas instrucciones en latín que invitaban al intérprete a continuar improvisando, una vez presentado el tema central.

Indicaciones como "Quaerendo invenietis" ("buscando encontraréis"), o "Notulis crescentibus crescat Fortuna Regis" (que la fortuna del rey aumente de la misma forma en la que lo hacen estas notas), forman parte de la enigmática propuesta del compositor.

La Ofrenda Musical de Bach en el cine

En 2003 se presentó la película suiza de la directora Dominique de Rivaz, "Mein name ist Bach" (Mi nombre es Bach).

La película, de 1h37 minutos, gira en torno al encuentro entre el rey Federico II de Prusia y Bach en mayo de 1747, que motivó esta obra maestra que es la "ofrenda musical".

Son protagonistas del filme Jürgen Vogel (como Federico el Grande) y Vladim Glowna (como J.S. Bach) y el cuerpo central del filme describe el encuentro de ambas personalidades. Y las reflexiones íntimas sobre la sufrida infancia del rey, débil de carácter, ante la dureza de su padre, el rey Friedrich-Wilhem I. Y las de un Bach alejado de su numerosa prole.

Ofrenda musical de Bach BWV 1079

  • Musikalisches Opfer
  • Federico El Grande
  • Sanssouci 1747
  • Fantasia Mozart

Similitudes con la Fantasia en Do menor de Mozart

Una de las obras de Mozart, su Fantasia en Do menor K475, guarda estrechísimas similaridades con la Ofrenda Musical de Bach. Las notas de inicio de ambas piezas son prácticamente iguales, por lo que todo hace pensar que Mozart se inspiró en su obra de 1785 en la previa de Bach, de 1747.

La fantasia de Mozart, en cualquier caso es una obra maestra con cambios de tonalidades sobrenaturales que anticipan la libertad creativa de los primeros románticos, liderados por Beethoven.

Sigue explorando

Johannes Brahms mayor
Brahms (1833-1897)

Sinfonía nº 3 Op 90 de Brahms

  • 1883
  • Fa mayor
  • Opus 90
  • "Eroica de Brahms"
Wolfgang Amadeus Mozart por Johann Nepomuk della Croce
Mozart (1756-1791)

Sonata para piano en Fa Mayor K332 de Mozart

  • Sonata piano nº 12
  • K332 Fa Mayor
  • 1783
magnifiercross