Domenico Scarlatti

No es hasta pasada la treintena que se le reconoce, instalado en la Corte de Madrid, su virtuosismo musical
El arte del clavecín
Scarlatti (1685-1757)
  • Clavecín
  • Sonata Re menor, K.9
  • Sonata Re menor, K.141
  • Ralph Kirkpatrick
Domenico Scarlatti
Fue el más virtuoso compositor italiano del barroco conocido por sus innovadoras sonatas para clavecín, que combinaban la técnica virtuosa con la elegancia melódica

Giuseppe Domenico Scarlatti (1685-1757) fue un compositor y clavecinista italiano que llegó a componer más de 500 sonatas para órgano, clavicémbalo y violín. Es conocido principalmente por sus composiciones para clavecín, en particular sus famosas Sonatas para clavecín.

Fue en España donde salió a relucir su genio musical. Allí compuso una de sus mejores obras: Capricci per Cembalo, dedicada a D. João V, publicado en 1738, bajo el título de Esercizii per il Gravicembalo. Antes de morir, escribió Salve Regina, considerada su composición más hermosa.

Scarlatti es una figura clave en la música para clavicémbalo. Fue el primero que estableció técnicas adecuadas a la naturaleza del instrumento, que antes estaban bajo las exigencias propias del órgano.

Domenico Scarlatti dejó un legado duradero en el mundo de la música. Sus Sonatas para clavecín siguen siendo interpretadas y apreciadas en la actualidad, y su trabajo ha influido en generaciones de compositores posteriores. Su habilidad como intérprete y compositor lo posiciona como una de las figuras destacadas del período Barroco y del repertorio del clavecín.

Biografía de Scarlatti

Infancia

Domenico, sexto de diez hermanos, nació en Nápoles el 26 de octubre de 1685 en el seno de una familia de músicos destacados. Su padre, Alessandro Scarlatti (1660-1725), fue un reconocido compositor de óperas y oratorios de Roma y Nápoles, además de clavecinista barroco. Su hermano mayor, Pietro Filippo Scarlatti (1679-1750), también fue compositor.

Desde una edad temprana, Domenico mostró talento musical y comenzó a recibir instrucción musical de su padre. Alessandro le brindó una sólida formación en composición y teoría musical. Con él, el niño Domenico aprendió a tocar el clavecín y otros instrumentos al tiempo que recibió una educación musical completa.

Se dice que Domenico Scarlatti era un niño prodigio. A los 10 años, ya era considerado un virtuoso del clavecín y destacaba por su habilidad técnica y su capacidad para improvisar al teclado.

Su talento llamó la atención de importantes figuras musicales de la época, y a menudo se le presentaba en la corte y en otras ocasiones destacadas. En 1701 se estrenó como concertista en la capilla del virrey español de Nápoles, Luis Francisco de la Cerda Aragón, IX duque de Medinaceli.

Además de su formación musical, Scarlatti también recibió una educación académica. Se cree que estudió en el Conservatorio de la Pietà de Turchini en Nápoles, una institución conocida por su excelencia en la formación musical. Allí, pudo perfeccionar sus habilidades y ampliar su conocimiento en la teoría y la práctica musical.

La infancia de Scarlatti estuvo marcada por su estrecha relación con su padre. Alessandro Scarlatti fue una figura influyente en su vida y su mentor musical. A través de su padre, Domenico fue expuesto a una amplia gama de estilos y géneros musicales, lo que influyó en su propio desarrollo como compositor.

Luego, inició su carrera formal a los dieciséis años en Nápoles con la producción de sus primeras óperas.

Juventud

En 1705, con 20 años, se trasladó a Venecia, en aquel momento un importante centro musical y cultural de toda Europa. Allí estudió con el compositor Francesco Gasparini (1661-1727) y trabajó como maestro de música en la Capilla Real.

A principios del siglo XVIII, Venecia era conocida por su rica tradición musical y su vibrante escena operística. La ciudad contaba con varios teatros de ópera y era un destino popular para compositores, músicos y cantantes.

Durante su tiempo en Venecia, Scarlatti compuso una variedad de obras, incluyendo música religiosa, música de cámara y óperas. Sus composiciones reflejaban las influencias musicales de la época y combinaban elementos del estilo barroco italiano con innovaciones y experimentación musical propias.

Además de su trabajo como compositor, Scarlatti también fue reconocido como un virtuoso del clavecín. Su destreza técnica y su capacidad para improvisar en el clavecín lo convirtieron en una figura admirada y respetada en la ciudad.

Aunque su estancia en Venecia fue solo una parte de su vida, la influencia de la ciudad y su ambiente musical se refleja en la música de Scarlatti. Sus experiencias en Venecia contribuyeron a la evolución de su estilo y sentaron las bases para su éxito posterior en otros lugares de Europa, como Lisboa y Madrid.

También viajó por Europa y pasó algún tiempo en Roma a partir de 1709, donde su talento como intérprete y compositor fue reconocido y admirado. En la ciudad eterna compuso varias de sus óperas al servicio de la reina María Casimira de Polonia, exiliada en la capital italiana. Y participó en una competición con Handel, que fue declarado el mejor organista, mientras que Scarlatti lo fue del clavicémbalo.

En Roma conocería también al embajador de Portugal en la ciudad eterna, siendo invitado a viajar a Lisboa como músico de la corte.

Se puede decir que durante estos primeros 30 años, el joven clavecinista vivió una vida ajetreada musicalmente hablando, pero sin el reconocimiento a sus composiciones y virtuosismo que conocería y le sería reconocido en la península ibérica, durante sus estancias en Lisboa y Madrid.

Madurez entre Lisboa y Madrid

En 1719, a los 34 años, Scarlatti se trasladó a Lisboa, Portugal, donde fue nombrado maestro de música de la princesa María Bárbara de Braganza (hija de Juan V de Portugal y María Ana de Austria), compositor de la corte y director de la capilla de la Corte de Lisboa en Portugal.

Durante este tiempo, Scarlatti compuso varias obras que quedaron en el archivo de la Catedral. Durante su estancia en Portugal, Scarlatti compuso una serie de óperas y música religiosa, pero fue en el clavecín donde dejó su mayor legado a los lusos.

En 1733, Scarlatti se mudó a Madrid, España, de la mano de la próximamente reina María Bárbara, desposada del rey Fernando VI de España.

En Madrid trabajó como maestro de música y clavecinista de la corte española. Y compuso la mayoría de sus Sonatas para clavecín (compuso 555), que son consideradas su obra maestra y uno de los tesoros del repertorio del clavecín. Todo ello gracias a la protección y el patrocinio de la reina melómana.

En 1737, vio salvado su aislamiento madrileño con la llegada a la corte de su paisano, Carlo Broschi, conocido como el castrato Farinelli, contratado con una asignación anual de 2000 libras esterlinas por la reina Bárbara de Braganza.

Muerte de Scarlatti

La estancia de Scarlatti en Madrid también influyó en la música española de la época. A través de su trabajo y su influencia en la corte, contribuyó al desarrollo de la música barroca en España. Sus composiciones y su enfoque innovador tuvieron un impacto duradero en la música española posterior.

La relación de Scarlatti con la corte española llegó a su fin en 1757, año en que falleció en Madrid. Sin embargo, su legado musical perdura hasta el día de hoy.

Las Sonatas para clavecín de Scarlatti continúan siendo interpretadas y estudiadas por músicos y amantes de la música en todo el mundo, y su impacto en la música clásica es innegable. Madrid fue el lugar donde Scarlatti encontró su inspiración y dejó una huella imborrable en la historia de la música.

15 Sonatas de Domenico Scarlatti por Ivo Pogorelić (Deutsche Grammophon)

Sala de conciertos
Saber más

Nuestro top ventas

Ver todos

Obras maestras

Scarlatti compuso básicamente unas 555 sonatas para clavecín, la mayoría de ellas para su protectora, la reina de España, María Bárbara de Braganza. Pero también tiene en su haber varias Misas, un Stabat Mater, un Salve Regina y muchas obras sacras.

Completan su catálogo de obras 15 cantatas para voz, 12 Concerti Grossi y otras obras para órgano solista.

Esercizii per il Gravicembalo

Los Esercizii per il Gravicembalo de Scarlatti son una obra maestra de 1738, compuesta a sus 53 años. Se trata de 30 piezas musicales para el perfeccionamiento de la técnica del clavicémbalo, destinados a amateurs y músicos familiarizados con este instrumento musical.

Sonatas para clavecín

Las Sonatas para clavecín de Scarlatti son conocidas por su virtuosismo, originalidad y riqueza melódica.

Compuestas en un estilo único y audaz, estas piezas exploran una amplia gama de emociones y expresiones musicales. Las sonatas se caracterizan por contener un solo movimiento de entre 3 y 6 minutos de duración, pero con una estructura binaria (en la cual cada una consta de dos secciones contrastantes repetidas).

Además Scarlatti las agrupó por partes, dando a una de ellas un estilo audaz y rápido y a la otra sobria y reflexiva.

Con ellas, "Domingo", como se le conocía en la corte de Madrid, recurrió a una variedad de técnicas innovadoras, como saltos de mano, arpegios rápidos, cambios de dinámica y cambios sorpresivos de tonalidad. Estas composiciones reflejaban su dominio del clavecín y su habilidad para explorar las posibilidades del instrumento.

Determinar cuáles de sus 500 composiciones para clavecín fueron las más relevantes es muy difícil, pero a mí personalmente me parecen brillantes algunas de ellas.

  • Sonata en La mayor, K. 24
  • Sonata en La mayor, K. 208
  • Sonara en Re mayor, K. 119
  • Sonata en Do mayor, K. 132
  • Sonata en Re menor, K. 141
  • Sonata en La menor, K. 175

Las Sonatas se agradece escucharlas en el instrumento para el que fueron compuestas, el clavecín, pero hoy en día es común escucharlas para piano (personalmente me gusta mucho la interpretación que Lucas Debargue hace de ellas).

También se han arreglado algunas de sus Sonatas para guitarra, flautas dulces y metales.

Transición del Barroco al Clasicismo

Aunque Doménico Scarlatti fue coetáneo de Bach (1685-1650), sus derroteros musicales siguieron caminos bien diferentes.

La influencia de Scarlatti en la música posterior fue significativa. Sus composiciones para clavecín exploraron nuevas técnicas y posibilidades del instrumento, sentando las bases para el desarrollo posterior de la música para teclado.

Su enfoque innovador y su uso audaz de la armonía y el ritmo lo convierten en una figura importante en la transición entre el Barroco y el Clasicismo.

 

 

Domenico Scarlatti

  • Clavecín
  • Sonata Re menor, K.9
  • Sonata Re menor, K.141
  • Ralph Kirkpatrick

Quién catalogó la obra de Scarlatti

Las obras de Domenico Scarlatti fueron catalogadas dos veces por tres eruditos y estudiosos de su obra.

Primero por el erudito italiano Alessandro Longo por lo que muchas de sus primeras obras catalogadas llevaron delante una L. Posteriormente, el estudioso norteamericano Kirkpatrick hizo un análisis más actualizado de la obra del italiano, pasando sus obras a llevar la K o la doble Kk delante.

Y más adelante, el italiano Giorgio Pestelli hizo su propia agrupación de obras, que comienzan por la letra P.

Ralph Kirkpatrick

Ralph Kirkpatrick (1911-1984) fue un destacado musicólogo y clavecinista estadounidense que tuvo una gran influencia en el estudio y la interpretación de la música de Domenico Scarlatti. Nacido el 10 de junio de 1911 en Filadelfia, Kirkpatrick se convirtió en uno de los principales expertos en la obra de Scarlatti y en la edición de sus composiciones.

Kirkpatrick se interesó por el clavecín y la música barroca temprana desde una edad temprana. Estudió en la Universidad de Yale, donde se graduó en 1930, y luego continuó sus estudios en París, donde tuvo la oportunidad de sumergirse en el mundo de la música barroca y estudiar con destacados clavecinistas de la época.

A lo largo de su carrera, Kirkpatrick se dedicó a la investigación y el estudio de la música de Domenico Scarlatti. Fue pionero en la edición crítica de las Sonatas para clavecín de Scarlatti, publicando una de las primeras ediciones modernas y completas de estas obras en 1953. Su trabajo se basó en la recopilación y comparación de manuscritos originales y en el análisis de diferentes interpretaciones históricas.

Además de su labor como musicólogo y editor, Kirkpatrick también fue un aclamado intérprete de clavecín. Realizó numerosas grabaciones de las Sonatas para clavecín de Scarlatti, ayudando a popularizar y difundir la música de Scarlatti en todo el mundo. Su interpretación se caracterizaba por su meticulosa atención a los detalles de la partitura y su profundo conocimiento de la obra de Scarlatti.

El trabajo de Kirkpatrick en relación con Scarlatti fue altamente influyente y contribuyó a un mayor reconocimiento y aprecio de la música del compositor italiano. Su edición de las Sonatas para clavecín de Scarlatti sigue siendo una referencia importante en la interpretación y el estudio de estas obras.

Ralph Kirkpatrick falleció el 13 de abril de 1984 en New Haven, Connecticut, dejando un legado duradero en el campo de la musicología y la interpretación de la música barroca. Su dedicación a la música de Domenico Scarlatti y su profundo conocimiento de su obra han contribuido en gran medida a la comprensión y la difusión de la música de este destacado compositor.

Aquí te dejo un conversor de las obras de Kirkpatrick y de Longo y Pestelli.

Sigue explorando

Gabriel Fauré en 1889 (retrato de retratado por John Singer Sargent)
Fauré (1845-1924)

Gabriel Fauré

  • Saint-Saëns
  • Réquiem
  • Pavane
Christoph Willibald Gluck
Gluck (1714-1787)

Christoph Willibald Gluck

  • Orfeo ed Euridice
  • Alceste
  • Ippolito
magnifiercross